Naturgas 
Presentación revista indicadores 2013
Jueves 03 de Abril del 2014

Presentación revista indicadores 2013



2013 es un año de balances positivos para la Industria de gas natural y para las actividades que hacen uso de este energético. A nivel mundial, el gas natural es el tercer energético más utilizado después del petróleo y el carbón; con una participación del 24.4% del consumo de energía primaria, su dinámica futura se regirá acorde con el desarrollo de nuevas fuentes no convencionales, los precios relativos de energía y a las necesidades de demanda en transporte, industria y generación de energía eléctrica.

En Colombia, el consumo de gas natural guarda proporción al comportamiento mundial, participa con el 25.1% del consumo de energía primaria, después del petróleo que representa un 43.2%. La participación podría aumentar. El país presenta un gran potencial de consumo de gas natural especialmente en el transporte vehicular de pasajeros y de carga, el uso del gas para autogeneración y cogeneración, y la industria manufacturera que hace uso de calor intensivo en sus procesos productivos. Lo anterior sumado a la ampliación de cobertura para la atención de usuarios regulados a lo largo de la geografía nacional.

Desde el lado de la oferta, las reservas probadas alcanzaron los 5.7 TPC – Tera Pies Cúbicos, que en conjunto con las proyecciones de producción y demanda le permitieron al Ministerio de Minas y Energía establecer un Índice de Abastecimiento de 15,7 años. La producción nacional permitió atender una demanda de 1,251 GBTUD de los cuales 1,048 GBTUD se destinaron para atender las necesidades internas y los 203 GBTUD restantes se exportaron a Venezuela.

La demanda interna de gas natural, es liderada por el sector termoeléctrico y la industria que en forma conjunta consume el 53%; el primero con 28% y el segundo con 25%. El sector regulado que incorpora los usuarios residenciales, comerciales y algunos procesos industriales participan con el 21%, las refinerías y la industria petroquímica con el 13%, el sector de gas natural vehicular demanda un 8% y finalmente el sector oficial, compuesto por entidades estatales y los requerimientos de gas para las actividades de producción y compresión en el transporte del gas representaron un 5%.

Dentro de estas cifras, que en el documento serán detalladas, se destaca la incorporación durante el año 2013, de 129 poblaciones al servicio domiciliario de gas natural, cuando el promedio anual no superaba las 50 anuales. A hoy el servicio llega a 850 poblaciones. La conexión de 1,949 nuevos usuarios industriales que representan aproximadamente una tercera parte del total de las 5,854 industrias y que junto a las nuevas conexiones residenciales y comerciales permitieron alcanzar 7´074,427 usuarios al cierre de 2013.

Con la expedición de un nuevo marco para la comercialización mayorista de gas, se realizaron transacciones comerciales bajo el esquema de negociación bilateral que permitió la contratación de 673 GBTUD para el primer año, de 378 GBTUD con plazo de 5 años y de 18 GBTUD en el horizonte de los próximos 10 años. Los precios oscilaron entre US$2,7 y US$4,9 MBTUD, en función del período de contratación y la fuente de suministro.

No obstante la adecuada regulación para la comercialización mayorista que permite establecer precios en boca de pozo, se requiere que las metodologías tarifarias que regulan las actividades de distribución y comercialización minorista, que están en proceso de aprobación por parte de la CREG, generen señales de estabilidad y confianza para la inversión. Solo así será posible construir la infraestructura requerida para alcanzar una mayor cobertura, mejorando la calidad de vida de los colombianos.

La expansión del servicio se ha conseguido no solo por los beneficios económicos frente a otros combustibles. Siendo el gas natural un hidrocarburo, éste es el que tiene una menor huella ambiental. Esto hace que sea el que tenga el menor impacto para la salud pública, especialmente para las enfermedades respiratorias, por sus bajísimos niveles de material particulado, frente a los combustibles líquidos.

El reto para Colombia consiste en mantener la actividad exploratoria, mediante el desarrollo de fuentes convencionales y no convencionales que permita, como en años anteriores, ir reponiendo las reservas consumidas. Éste será el energético que tendrá el mayor crecimiento en los próximos años.